Presentada en el Tercer Encuentro Nacional de Sociología de las Organizaciones: “Ciudadanía, Gestión y Organizaciones: Una mirada Innovadora”, Santiago Noviembre de 2007.

RESUMEN

Este trabajo es una reflexión descriptiva-teórica sobre la relación entre tecnologías de información y comunicación, sociedad civil y sus efectos sociopolíticos. ¿Cuál es su efecto sobre la democracia y la participación? ¿Cómo se han transformado las organizaciones de la sociedad civil a partir de la incorporación de recursos y habilidades tecnológicas?

Se discute también respecto a los efectos de la brecha digital, de los derechos digitales y del papel del estado en un contexto tecnoeconómico globalizado, esto implica examinar si la sociedad civil ocupa tecnologías de forma autónoma o lo hace siguiendo las orientaciones que da el mercado. Se destaca la preocupación por la orientación que el Estado hace de la tecnología.

Se concluye señalando a la inevitable penetración de las nuevas tecnologías en todos los ámbitos de la sociedad, la preocupación que genera la existencia de la brecha digital al interior de la sociedad civil, que trae consigo fuertes limitaciones respecto a los usos posibles de la tecnología. También, la existencia de temores y rechazos a las tecnología por parte de actores sociales, y la necesidad de promover una discusión más amplia al respecto.

CONCEPTOS CLAVE:

Sociedad Civil, Nuevas Tecnologías de Información y Comunicación, Democracia, Participación Ciudadana, Globalización, Sistema Tecnoeconómico, Brecha Digital, Derechos Digitales, Propiedad Intelectual, Estado, Globalización y Tecnología.

1. Introducción

1.1. Objetivos o propósitos de la ponencia.

Esta ponencia pretende promover una discusión en torno a algunas prácticas y opciones valórico- políticas de las organizaciones de la sociedad civil (SC) en Chile. Más específicamente, respecto al uso que ellas hacen de Nuevas Tecnologías de Información y Comunicación (NTIC), las consecuencias prácticas que esto produce, y la construcción de un discurso sobre las NTIC en su posible vinculación con la participación ciudadana y la democratización. Por otra parte, reflexionar respecto a problemas sociopolíticos implícitos en las NTIC que abren nuevos espacios de acción y discusión para la SC.

Las NTIC traen consigo una serie de beneficios orientados a transformar significativamente la vida social humana. Por ejemplo, facilitan y hacen más entretenida nuestra vida cotidiana, nos permiten una comunicación más expedita con amigos y conocidos (no importando las distancias), nos permiten acceder a información no disponible en nuestro entorno, nos permiten optimizar nuestro tiempo facilitando la realización de trámites burocráticos, entre otros beneficios. En otro plano, facilitan la conexión y el intercambio social y cultural con cualquier parte del mundo, conectarnos con mercados nuevos y distantes, mejorar la productividad empresarial y la actividad económica en general, y acceder al anhelado desarrollo social y económico al que aspiran países como el nuestro.

En el ámbito de la SC también se han planteado algunos beneficios atribuibles a las NTIC: potenciar el desarrollo o la construcción de la ciudadanía y contribuir con la promoción y desarrollo de una mayor participación y democratización de la sociedad. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en el último informe publicado en Chile el 2006 señala que:

“Una de esas promesas es el aumento de la capacidad de las organizaciones para transformarse en actores en la realidad virtual. ¿Cómo? A través de la participación activa en la web una organización puede informar y generar contenidos alternativos y, además, articular redes virtuales que puedan traducirse en acciones en la “realidad”. Las NTIC son herramientas que podrían ayudar mundialmente a organizar una sociedad más movilizada en torno a la defensa de derechos.”     (PNUD, 2006)

Sin embargo, el uso de las NTIC no es neutral, no da lo mismo cualquier cosa en este ámbito, ya que  ciertos usos irreflexivos pueden generar consecuencias éticas negativas, e incluso, limitar todavía más los ya de por sí reducidos espacios de participación y democratización social en el mundo real. En el mundo virtual, construido en torno a estas nuevas tecnologías, han surgido problemas sociopolíticos y vinculados con la aparición de lo que podemos denominar “derechos digitales”, y su vulneración y cuestionamiento debido a la inevitable disputa por el control político de este espacio, con los mis actores que afectan a la ciudadanía y a la SC en el mundo real: los gobiernos y los grandes grupos empresariales y económicos.

Este trabajo es una investigación preliminar sobre las relaciones entre NTIC y la SC, y que pretende indagar sobre los desafíos y amenazas sociopolíticos que este encuentro trae consigo. Es un trabajo principalmente bibliográfico y en donde además se propone una mirada analítica sobre una serie de conceptos vinculados con las NTIC y la SC.

La exposición se divide en dos áreas temáticas:

La Sociedad Civil y su relación con las NTIC: donde se reflexionará sobre la potencial transformación de las nuevas tecnologías de información y comunicación en herramientas para potenciar y profundizar la participación y la democratización social; y se dará cuenta de investigaciones desarrolladas en Chile sobre el uso que realiza la SC de las NTIC.
Los Desafíos y Amenazas Sociopolíticos asociados con las NTIC: donde se describirán analíticamente algunos problemas sociopolíticos que han surgido o se han potenciado a partir del auge de internet y otras nuevas herramientas tecnológicas, tales como: brecha digital; propiedad privada… propiedad intelectual; piratería… derechos digitales… cultura libre; gobiernos, políticas publicas y neutralidad tecnológica.

La intención es contribuir a la discusión sobre las prácticas desarrolladas al interior de las organizaciones de la sociedad civil en su relación con las tecnologías. El supuesto que hay detrás es que no basta con usar tecnología para profundizar la participación y la democratización de la sociedad, sino que esta debe orientarse desde una lógica que sea coherente con los objetivos de una SC que pretenda la democratización social.

En el ámbito de las NTIC, en el mundo de la programación hacker (no craker*) y del desarrollo de aplicaciones web interactivas se habla de la colaboración como el hilo conductor de nuestra relación con las NTIC, esa será la lógica implícita detrás de esta exposición y que marca la diferencia con la lógica individualista y consumista con que generalmente se entiende a las NTIC desde el mercado.

2. La SC y su relación con las NTICs

2.1. El impacto general de las NTIC en la sociedad

El avance de las NTICs y de internet en el mundo obedece a las transformaciones exigidas a la sociedad por la denominada “Revolución de la Tecnología de la Información” (CASTELLS, 1999). Las revoluciones tecnológicas, señala Castells, se caracterizan por “…su capacidad de penetración en todos los dominios de la actividad humana no como una fuente exógena de impacto, sino como el paño en que está tejida la actividad” (CASTELLS, idem). En específico, lo que caracteriza a esta revolución es el desarrollo de tecnologías de información y comunicación que impactan y transforman todas las actividades humanas.

Esta revolución NTIC como indica Freeman se debe al surgimiento de un “nuevo paradigma tecnoeconómico” (Citado por CASTELLS, idem), es decir, un modelo de relaciones entre la economía, el cambio tecnológico y la sociedad, que se caracteriza por el surgimiento o transformación de cinco procesos que enmarcan nuestra relación con las tecnologías en la época actual:

1.Tecnologías para actuar sobre la información: en contraposición a un modelo donde se requiere acumular información para manipular tecnología, el modelo actual permite actuar sobre la misma información disponible.
2.Capacidad de penetración de los efectos de las nuevas tecnologías: Ya que todo proceso humano se basa en la información, estas tecnologías son capaces de producir efectos en prácticamente cualquier ámbito de la vida humana.
3.Lógica de Interconexión: Las NTIC cambian los procesos de interacción presenciales y a distancia ya que permiten que ésta se haga más compleja, es decir, la lógica por la cual interactuamos con otros cambia debido al efecto red: nos podemos conectar con quien deseemos y cuando lo deseemos, adquirir información no disponible en nuestros entornos físicos y transformarnos a nosotros mismos en generadores de información que interactuamos con otros.
4.Flexibilidad: En relación con lo anterior, las NTIC cambian la lógica de las formas organizativas, ya que las hace más permeables al cambio. Es posible crear y destruir organizaciones a partir de las necesidades de quienes participan de ellas, es más fácil generar alianzas, colaborar en proyectos, y adaptarse al entorno de forma constante.
5.Convergencia creciente de tecnologías específicas en un sistema altamente integrado: En el paradigma anterior era más fácil distinguir las fronteras entre diversas áreas industriales o empresariales, en la actualidad, diversas empresas e industrias de productos tangibles e intangibles se tienden a fusionar bajo la lógica de los sistemas de información. No importa lo que se produzca en sí mismo, sino que importa en la medida que ocupa un lugar en el sistema tecnoeconómico generado por las NTIC.

Esta nueva relación con la información y la comunicación a partir de la tecnología nos ha sumergido en un proceso que, fundamentalmente, nos globaliza, nos conecta con el mundo desde intereses económicos. Como plantea Castells este es un sistema “incluyente y excluyente”, es decir, que incluye todo aquello que en algún momento adquiera valor para el mercado, y por lo tanto, excluye todo aquello que no lo tenga o deje de tenerlo (Cfr. CASTELLS, 2005).

Aunque las características de las NTIC antes descritas han sido pensadas como parte de procesos económicos, es posible hacer una primera lectura respecto a las consecuencias de las NTIC sobre las organizaciones de la sociedad civil:

¿Las NTIC están transformando la forma en que se produce y circula información desde y hacia la SC?
¿Cuál es el grado de penetración de las NTIC en la SC? ¿Se están modificando las lógicas de interacción entre las organizaciones de la SC debido a los procesos de cambio tecnológico?
¿Se producen nuevas organizaciones de la SC más flexibles y adaptables?
¿Las NTIC potencian la convergencia entre organizaciones de la SC?

A continuación intentaremos responder estas preguntas a partir de la información disponible

2.2. La oferta participativa y democratizadora de las NTIC

2.2.1. Las NTIC como promesa de un cambio profundo

Como hemos visto las primeras repercusiones y las primeras reflexiones sobre las NTIC se han dado principalmente en el mundo empresarial y económico, pero ¿pero qué sucede, cuál es su impacto en la sociedad civil? Algo que se intenta responder hace ya más de una década en diversos trabajos (CASTELLS, 1999; RYKERT, 1999) y que también han generado algunas respuestas posibles desde Chile (PNUD 2002 y 2006).

En La Era de la Información, Castells plantea una visión extremadamente crítica respecto a la pérdida de legitimidad del Estado y de la política en sus formas tradicionales. Como comentaremos más adelante, uno de los principales motivos de este proceso de deterioro de la vida pública política en el espacio nacional se debe al papel de las NTIC y en especial de los medios de comunicación que están alterando las formas de relación entre políticos profesionales y ciudadanos. Frente a este panorama adverso plantea la posibilidad de pensar en tres caminos de reconstrucción de la democracia, que se asocian directa o indirectamente con el uso de NTIC:

1.La necesidad de recrear el gobierno local, es decir, darle  nueva relevancia y construir indentidad y sentido político en el ámbito local. Para esto uno de las herramientas principales debe ser la tecnología principalmente mediática.
2.Las posibilidades de participación electrónica y comunicación horizontal entre ciudadanos, que, por una parte, produciría una política de elite fundamentalmente individualista, pero que, por otra, puede producir que grupos populares obtengan visibilidad y poder que en la actualidad no poseen, Castells plantea que: “…podría reconstruirse una nueva clase de sociedad civil, con lo que se permitiría una popularización electrónica de la democracia” (CASTELLS, 1999).
3.Finalmente, el desarrollo de una política simbólica y la movilización por causas no políticas, que buscan influir en la gestión de la sociedad en ámbitos locales, nacionales y globales, apoyadas nuevamente por las NTIC.

Una mirada más concreta es desarrollada por Orrego y Araya (PNUD, 2002), quienes plantean la posibilidad de que internet permita a los ciudadanos un “reencantamiento” con la política y con la vida pública. Claro que internet y las NTIC no hacen esto por sí mismas, de forma automática y autosuficiente, sino que el reencantamiento es posible en la medida en que se produzca la “generación de contenidos relevantes y potenciar su uso en la relación Estado-Ciudadano” (PNUD, idem). Se plantean cuatro ámbitos de reflexión que orientan la generación de contenidos y la relación antes mencionada entre Estado y Ciudadanía (Cfr. PNUD, 2002):

1.Calidad de Vida y Desarrollo Humano: que implica acceso a servicios para mejorar la vida diaria a través de internet.
2.Acceso Igualitario: Las NTIC e internet deben estar al alcance de todos, sino, se produce un aumento de las desigualdades sociales , económicas y políticas.
3.Contenidos y Transparencia: las NTIC adquieren valor ciudadano en la medida en que hay información disponible para los intereses particulares de los ciudadanos; y en la medida en que permite a los gobiernos transparentar sus acciones.
4.Gobierno Electrónico para la Participación Ciudadana: Desarrollar plataformas informativas y de trámites en línea; generar mecanismos de comunicación directa entre gobierno y ciudadanía; y generar mecanismos de comunicación entre ciudadanos, grupos, comunidades y movimientos.

En esta propuesta se destaca, sin embargo, un uso de las NTIC que es fundamentalmente individual. Al ciudadano se le percibe más bien como un usuario de servicios, pero se hace poca referencia a la dimensión comunitaria o asociativa que pueden permitir las NTIC, y cuando esto ocurre, es siempre en vinculación y dependencia con el gobierno “electrónico”.

De forma más específica, Rykert plantea algunas tareas para la SC. Las NTIC, desde su perspectiva, son herramientas al servicio de la SC, pero que además tienen la capacidad de potenciar los valores democráticos, participativos, colaborativos y asociativos. Se exponen a continuación los principales usos de internet y sus efectos valóricos para las instituciones (Cfr. RYKERT, 1999):

1.Compartir información: Un uso inicial y quizá el más relevante es el de aprovechar las capacidades de las NTIC y especialmente de internet para transmitir información. La posibilidad como plantea Rykert de “…unir conocimiento experto con la sabiduría de la comunidad” (RYKERT, idem). Aunque no se trata únicamente de desarrollar la capacidad técnica de buscar, procesar, o transmitir información, sino de la lógica valórica con que se realiza este proceso. La autora plantea el desafío social y político de compartir y colaborar con los demás a partir de lo que sabemos:

“En épocas de recursos escasos y, desde luego, de mayor competencia, la capacidad de compartir información agrega valor. La creación de una cultura de compartir para el propósito de la sociedad civil es algo que tenemos que seguir resolviendo.  Sabemos que el saber local y la diversidad  son importantes para la salud del sector. Al entender los beneficios de la información compartida por medio de las TIC debemos aprender a valorar qué tenemos en común y qué necesitamos preservar para asegurar esa saludable diversidad.” (RYKERT, idem)

2.Construcción de asociación y colaboración: Las NTIC potencian las posibilidades de entrar en contacto con otros que se interesen por los mismos temas y construir redes y asociaciones. También permiten la coordinación para realización de tareas específicas ya sea en el mundo real o en el virtual. Siguiendo la lógica de la colaboración, la construcción de redes y asociaciones puede permitir una mirada más autocrítica de las propias acciones, abrirse a evaluación de otros, a compararse, a recibir ayuda o sugerencias de otros. Es posible pensar en una red de colaboración donde se den cuenta de experiencias exitosas que se pueden replicar y evaluar en otros contextos sociales y políticos, esa es la pretensión, por ejemplo del Foro Social de Alternativas (ver link en la bibliografía).
3.Reducción de Costos: todos sabemos que una gran parte de las organizaciones de la SC funcionan de forma voluntaria o al menos con un presupuesto muy limitado. Las NTIC permiten reducir muchos de los costos vinculados con el trabajo cotidiano de asociaciones, ONGs, o movimientos sociales, por ejemplo, respecto a materiales, comunicación internacional, impresión, etc. Si se trabaja desde una perspectiva colaborativa, se puede disponer también de las capacidades y recursos de otros grupos dispuestos a trabajar en conjunto. Se destaca como fundamental la idea de “construcción de la capacidad para usar y aplicar la TIC” (RYKERT, idem), es decir, aquellos que ya tienen la experiencia y las capacidades, colaborar con quienes aun no las poseen.
4.Apoyo a los Procesos Participativos: Las NTIC facilitan, finalmente, los procesos mismos de participación ya que permiten redactar documentos que se distribuyan en línea más rápidamente, e incluso construirlos colaborativamente; facilitar la transparencia de las organizaciones de la SC difundiendo reuniones o trabajos anteriores; ofrecer espacios virtuales de aprendizaje y enseñanza; y sobretodo en la actualidad, en donde se han desarrollado tecnologías web que permiten una mayor interacción, crear nuevas formas de participación ciudadana.

Como puede apreciarse, las promesas o potencialidades de las NTIC son enormes. Pero otra cosa es lo que efectivamente sucede en esta relación entre NTIC y SC en el país. El único estudio detallado sobre la experiencia real de uso de NTIC por parte de la SC en Chile es el realizado por el PNUD y que examinaremos a continuación.

2.3. El uso de las TIC por la SC

2.3.1. ¿Se potencian las capacidades de la Sociedad Civil?

La primera limitación para informarse sobre el uso efectivo o real que hace la SC chilena de las NTIC es la escasa información disponible. Hasta el momento no hay información detallada sobre la cantidad de organizaciones de la SC chilenas que utilizan internet u otras NTIC, menos existe claridad sobre cuantas de ellas tienen sitios web propios y generan vínculos con ciudadanos interesados u otras organizaciones (cfr. PNUD 2006).

Según señala el Informe del PNUD 2006, el Diario de la Sociedad Civil*, informa de 228 organizaciones que conforman el portal, además de otras 825 organizaciones que son capaces de aportar contenido informativo. Actualmente, en la página estatal Portal Ciudadano(ver link en bibliografía), aparecen registradas 2675 organizaciones sociales de diverso tipo que cuentan con el servicio de páginas web que les otorga este servicio público. En realidad, en esta materia, existe un vacío evidente de investigación, ya que no es posible contar con información estadística confiable sobre cantidad de organizaciones e información básica sobre su uso.

El PNUD realizó un estudio a 26 organizaciones no representativas del universo total de la SC en Chile, además de realizar entrevistas y grupos de discusión con actores de la SC. Las organizaciones estudiadas fueron clasificadas a partir de la siguiente tipología:

Ciber organizaciones, es decir que realizan actividades única o principalmente en entornos virtuales.
Organizaciones profesionalizadas, enfocadas a temas específicos y en que trabajan expertos.
Organizaciones juveniles.
Organizaciones de mujeres.
Organizaciones de base comunitaria, que actúan en ámbitos locales.

A estas organizaciones, se les aplicó el denominado Índice de e-contenidos ciudadanos, que mide la presencia de los siguientes elementos en los sitios de estas organizaciones: Información Corporativa (Historia y misión, Políticas y programas, Organigrama e Instituciones dependientes) e Información de Interés del Usuario (Ubicación , Leyes, Estudios/publicaciones/estadísticas, Informaciones regionales o locales;  Noticias, boletines, comunicados de prensa  y Actualización de información). Acceso a información pública (Memoria , Auditorías públicas o financiamiento, Licitaciones públicas, Concurso a posiciones de empleo y Currículos directivos ). Interacción (E-mails de contacto, Oficina de información y reclamos (OIR) virtual, encuesta temática, E-mails de profesionales o autoridades, encuesta de funcionamiento y Foro/chat).  Servicios como Guía Básica (Mapa sitio, Buscador, Preguntas frecuentes y Links con sitios relacionados), Orientación (Guía de trámites, formularios), y Servicios On line (Trámites, pagos o emisión de certificados en línea, y Links a trámites en línea).

Los resultados (Cfr. PNUD 2006) muestran que existen diferencias significativas entre los contenidos desarrollados en los respectivos sitios, así como también respecto a cuáles organizaciones son las que tienen mayor capacidad de desarrollar “e-contenidos” para sus respectivas páginas. Desde la primera perspectiva, el contenido principal desarrollado por la mayoría de los sitios estudiados es informativo, en la escala de 0 a 1,00 propuesta por el PNUD, la información alcanza un índice de 0,68; todos los demás contenidos están muy por debajo de eso: acceso a información pública solo alcanza un 0,24; las posibilidades de interacción llegan a un 0,33; y los servicios ofrecidos en las páginas llegan a un 0,30.

Es posible apreciar que las organizaciones estudiadas tienen un bajo desarrollo de capacidades para utilizar las NTIC, especialmente las funciones que podrían estar asociadas con la recuperación de la democratización social y la participación ciudadana, es decir, aquellas dimensiones que permiten a los visitantes de las páginas interacción o realización de acciones posteriores. Por otra parte, el PNUD destaca la baja transparencia de información institucional y financiamiento, ya que en el conjunto de los sitios observados, la información al respecto es muy limitada y que contrasta con la exigencia que las mismas organizaciones hacen al Estado respecto al mismo tema.

La brecha digital se hace evidente cuando se analiza el tipo de organizaciones según las categorías antes expuestas. La disponibilidad de recursos materiales y las habilidades en el uso de NTIC marcan una gran diferencia entre las diversas organizaciones. En una escala de 4 puntos, el índice más elevado de e-contenidos lo tienen las organizaciones profesionales (1,84), ya que disponen tanto de recursos materiales como capacidades profesionales para desarrollar sus sitios; lo siguen las agrupaciones juveniles con un índice de 1,70, lo que se puede vincular con la percepción de mayor integración digital que poseen los jóvenes (Cfr. PNUD 2006).

Extrañamente, las ciber organizaciones están por debajo de las dos anteriores con un índice de 1,53, orientadas a acciones virtuales específicas, con menos contacto con el mundo “real”. Finalmente, los índices más bajos son los de organizaciones de mujeres y las de base, con un 1,18 y 0,60 respectivamente.  El PNUD no entrega un análisis sobre por qué las organizaciones de mujeres tienen un índice de e-contenidos tan bajo, pero sí explicitan que las organizaciones de base no desarrollan contenidos de información sobre las mismas organizaciones, ni son capaces de otorgar servicios a través de sus páginas. Las dimensiones de información y contenidos, existen, pero en realidad con serias limitaciones.

Lamentablemente, no se entrega información sobre las capacidades de desarrollar proyectos colaborativos en entornos virtuales o de los nexos y redes que se han generado entre organizaciones. El único indicio al respecto es la mención del Diario de la Sociedad Civil, que como se ha indicado reúne a 228 organizaciones que aportan contenidos a este portal informativo.

2.3.2. ¿Son las NTIC o es la sociedad chilena?

Los datos anteriores muestran que las capacidades desarrolladas hasta el momento por la SC chilena para utilizar las NTIC para promover la democratización social y la participación son en realidad muy limitadas. Un factor que explicativo está en el temor de las organizaciones a la pérdida del statu quo. El Informe del PNUD señala que los dirigentes perciben que:

“El contacto individual y directo de las personas con el Estado, a través de internet, podría generar una relación con las instituciones estatales que ya no requiera una mediación por parte de los dirigentes. En consecuencia, temen perder su papel histórico como representantes de la comunidad, su identidad como dirigentes se ve amenazada.” (PNUD 2006).

En parte, este proceso puede ser explicado desde la brecha digital generacional. Es decir, desde la distancia y el temor que produce el cambio tecnológico al transformar formas de acción y organización que ya se han vuelto estables e incluso rígidas, lo que produce el rechazo e incluso la negación del proceso de cambio. Aunque también, es posible apreciar que las organizaciones de la SC se constituyen en pequeños espacios de poder que se defienden y marcan fuertes límites con el mundo exterior.

Sin embargo, no todas las limitaciones son inherentes al temor a las NTIC, ya que también la baja incorporación de éstas puede atribuirse a características propias de la SC chilena y a las restricciones que la misma sociedad chilena ha establecido en términos políticos y de participación. El PNUD expresa que:

“…los límites de internet para incidir en lo público, así como las características del orden social chileno que disminuyen su incidencia. Esta visión surge de la crítica a la democracia chilena y sus limitaciones en la generación de espacios de participación de las personas y el empoderamiento de las organizaciones. Se plantea una diferencia entre el potencial de internet para generar debate, participación, opinión e interacción, y lo que permite la democracia real.”(PNUD, 2006).

Más allá de las barreras que actualmente existen respecto a internet debido a que la SC todavía no ha desarrollado las habilidades necesarias para utilizar las NTIC, parece existir un problema más de fondo que es el espacio público chileno, limitado y restringido debido a la fuerte orientación productiva y mercantilista que tiende a privatizar incluso la discusión pública; y los limitados esfuerzos de participación real o virtual patrocinados por el Estado chileno. Más allá de estas limitaciones, el estudio del PNUD concluye señalando que a pesar de las propias limitaciones y las de la sociedad chilena, las NTIC si tiene utilidad para las organizaciones de la SC, y sí permiten pensar en una mayor democratización de la sociedad. Miembros de organizaciones entrevistados señalan que las NTIC les permiten:

Interactuar en torno a información estratégica para las organizaciones.
Existir en términos de visibilidad nacional e internacional, permitiéndoles acceder a financiamiento.
Comunicar, tanto al interior de la organización como con redes y usuarios externos.
Potenciar o empoderar a los miembros de las organizaciones.
Desarrollar estrategias políticas y de incidencia pública.

Además, los entrevistados perciben a internet como una real herramienta democratizadora de la sociedad, ya que:

Es un espacio de igualdad social y libertad.
Genera oportunidades de superación individual y grupal.
Permite el control ciudadano del Estado (y habría que agregar, del mercado).
Es un espacio de participación e incidencia pública.
Y es un espacio de competencia por el poder político.

Es posible concluir que la penetración de las NTIC en las organizaciones de la SC es parcial, marcada profundamente por la brecha digital que existe en el país. Hay un impacto significativo respecto al desarrollo y potenciación de procesos informativos. En los demás ámbitos, la penetración es parcial, se destaca la visibilidad que algunas organizaciones han conseguido utilizado internet, pero no se ha desarrollado habilidades para interactuar en ambientes virtuales de forma efectiva y menos la capacidad de desarrollar procesos colaborativos. No hay indicios claros de modificación o surgimiento de nuevas formas de organización como efecto directo de las NTIC, ya que en realidad las ciber organizaciones han tenido bajo impacto y han desarrollado limitadamente e-contenidos. Tampoco se aprecia un desarrollo amplio de convergencias entre organizaciones de la SC a partir de la utilización de nuevas tecnologías.

Se hace necesaria una reflexión sobre cómo y para qué usar las NTIC en la sociedad civil y no exclusivamente desde una perspectiva técnica sino desde las repercusiones sociopolíticas que esto significa. Como se ha señalado con anterioridad, este no es un proceso neutral, la utilización de estas nuevas tecnologías genera procesos de dependencia y a veces de clientelismo con las organizaciones estatales y empresas que exigen ciertos formatos y softwares. Es importante clarificar qué piensa el estado chileno respecto a las NTIC y sus potencialidades para profundizar la democracia y aumentar la participación ciudadana, así como las repercusiones que esto puede traer para el desarrollo y evaluación de políticas públicas.

En el próximo apartado se discutirá sobre algunos de los principales problemas sociopolíticos que se vislumbran a partir del desarrollo de las NTIC y las consecuencias que esto trae para la SC.

3. Los Desafíos y Amenazas Sociopolíticos generados por las NTIC

3.1. Mediaciones y Finalidades de las NTIC y del Sistema Tecnoeconómico

Hasta ahora podemos realizar dos afirmaciones fundamentales respecto a las NTIC y sus repercusiones sociales y políticas:

Las NTIC facilitan diversas actividades humanas cumpliendo una función de mediación, es decir, allanando el camino para  la realización de tareas, sirviendo de instrumento o potenciando las capacidades de personas y grupos para satisfacer necesidades.
Las NTIC surgen y se desarrollan dentro de un marco constituido por el sistema tecnoeconómico y globalizado. Debido a esto, este sistema define las finalidades implícitas y explícitas para la utilización de las tecnologías, que incluyen y excluyen usuarios y usos según la utilidad económica para el sistema, restringiendo fuertemente la función de mediación.

Lo anterior produce tensión entre la SC y sus pretensiones de utilizar las NTIC, ya que como señala Etxeberría: “Cuando una cultura asume la tecnología de otra, tiene serio riesgo de asumir a su vez el contagio cultural -positivo o negativo- que ésta tiene” (ETXEBERRÍA, 2007). Las tecnologías promovidas desde el sistema tecnoeconómico pueden generar dependencia y dominación, y si se utilizan desde sentidos y para finalidades alternativas, pueden generar fuertes sanciones sociales. En lo que sigue a continuación, se expondrán algunos ejemplos de esta tensión, siguiendo el siguiente esquema:

1.Identificar la mediación permitida por las NTIC.
2.Identificar la finalidad que el sistema tecnoeconómico define para las NTIC.
3.Identificar finalidades definidas desde la SC para la utilización de las NTIC.

3.2 Brecha Digital

3.2.1  Oportunidades para el Desarrollo

En un primer momento, entenderemos por brecha digital el aumento de la distancia para alcanzar oportunidades de desarrollo en términos individuales, de grupos y sociedades debido a la posibilidad para acceder o no a NTIC. Ya sin la existencia de tecnologías existe una brecha entre quienes, por ejemplo, tienen acceso a una educación de calidad y quienes no la tienen; es decir, en términos de mediación lo que hacen las NTIC es potenciar  capacidades y aumentar posibilidades de desarrollo e integración social. La brecha no se da exclusivamente en términos individuales sino que hay sociedades e incluso países o continentes completos que están excluidos de los procesos de desarrollo actuales y que, al no disponer de acceso a las NTIC lo que ven potenciadas aún más diferencias sociales.

También se habla de una brecha digital generacional que afecta a personas de mayor edad, que nunca han utilizado NTIC y que no se atreven o no cuentan con redes de apoyo que les enseñen a utilizarlas, y que puede significar también la generación de pobreza y exclusión debido a la pérdida de oportunidades. Es posible pensar que la integración tecnológica requiere una actualización permanente, que si no se da, puede generar futuros estados de exclusión.

3.2.2 Oportunidades  en el sistema tecnoeconómico

Como puede apreciarse, la brecha digital y el fenómeno de exclusión que genera, se origina en un factor principalmente económico. Son los más pobres de la sociedad los afectados por la brecha digital ya que no pueden acceder a los recursos materiales para ingresar al mundo NTIC, y tampoco pueden adquirir con facilidad las habilidades para utilizar las NTIC en sus entornos de interacción cotidianos. En la actualidad toda actividad productiva y comercial está inevitablemente mediada por las NTIC, si no se puede acceder a éstas, no se puede acceder a una porción muy significativa de las posibilidades que ofrece el mercado, y por extensión oportunidades ofrecidas por la sociedad. Lo mismo ocurre con países y continentes que tampoco pueden acceder a los recursos económicos para la construcción de la necesaria infraestructura NTIC al tener poco o nada que ofrecer que sea valioso en términos económicos.

En este sentido, la finalidad de la integración tecnológica y la reducción de la brecha se orienta fundamentalmente desde los requerimientos del mercado. Como plantea Castells:

“ En la medida que la globalización se ha desarrollado, esencialmente, como  instrumento de articulación de mercados capitalistas, la rentabilidad económica (…) se convierte en el criterio fundamental para la inclusión o exclusión en las redes globales.” (CASTELLS, 2005)

Más adelante agrega que las principales fuentes de productividad y competitividad en este sistema global económico son la capacidad de generación de conocimiento, procesamiento de la información, así como también las capacidades educativas y culturales de las personas; que como se ha venido diciendo, necesitan de la mediación de las NTIC (cfr. Castells, 2005). La reducción de la brecha se reduce principalmente a una función productiva. En la medida que las capacidades personales y la tecnología se utilizan en esa dirección se considera la brecha digital superada, pero en realidad la brecha es mucho más compleja que eso.

3.2.3 Sociedad Civil y la superación de la “segunda brecha”

Sin embargo, como dejamos entrever al inicio de esta sección, la definición de brecha digital está incompleta ya que “acceso” y “utilización”implican sólo una primera etapa de superación, dependiente de los limites y fines que impone el sistema económico y productivo. Esto quiere decir que un segundo nivel de superación de la brecha digital implica la comprensión del lenguaje de las NTIC: un individuo, una sociedad, un continente ha superado la brecha digital cuando comprende el lenguaje NTIC y logra actuar y definir sus propias finalidades para la utilización de estos recursos y por tanto está en igualdad de condiciones para la producción de nuevas tecnologías y de contenidos comunicacionales e informativos. Como lo plantean Daley y Lessing:

“…la brecha digital más importante no es el acceso a una caja. Es la capacidad de recibir el poder del lenguaje con el que esa caja funciona. Si no, solamente un puñado de gente puede escribir con este lenguaje y todos los demás quedamos reducidos a meros lectores.”
“Meros lectores”. Receptores pasivos de una cultura producida por otros. Homeros Simpsons atados al televisor. Consumidores.” (DALEY, citada por LESSING, 2005).

Desde esta perspectiva la amenaza de la brecha digital es más amplia de lo que parece en un principio. No se trata únicamente de que la SC quede excluida de la integración al mundo digital en términos de uso.  Lo realmente relevante es la superación de la “segunda brecha”, lo que implica para la SC la comprensión del lenguaje de las NTIC y la capacidad de adaptarlo y producir tanto contenidos como aplicaciones tecnológicas orientadas desde prioridades definidas autónomamente y no impuestas por el mercado.

3.3. Propiedad privada… propiedad intelectual… piratería… cultura libre

3.3.1 Disponibilidad de Información

Como se dicho, una de las consecuencias fundamentales de las NTIC y principalmente de internet es su efecto sobre la información disponible y las posibilidades de transmitirla y de almacenarla en ambientes virtuales. Sabemos que prácticamente todo aquello que busquemos por internet lo podemos encontrar: libros digitalizados, música, películas, documentales, artículos científicos, etcétera (así como también contenidos constitutivos de delito), lo que implica que para el año 2006 circulaban en diversos dispositivos digitales 161 mil millones de gigabites de información, y se estima que para el año 2010 la cantidad de información “creada, capturada y replicada” se incrementará a 988 mil millones de gigabites (GANTZ, 2007).

Lo que hacen las NTIC en este caso es mediar entre personas que poseen o crean información y aquellos que la necesitan, facilitando la creación, el almacenamiento, la búsqueda y el acceso.

3.3.2 Restricciones Digitales

Junto con esta disponibilidad de información, también van apareciendo diversos mecanismos de control para acceder a la información. Cuando se paga por un producto digitalizado, en realidad se está pagando la licencia de uso que indica la cantidad de copias a las que la persona o institución puede acceder. Muchas empresas de música, películas y programas computacionales han desarrollado software DRM (Digital Restriction Managger, ver bibliografía), que restringe al usuario para hacer lo que desee con su música, limitando o anulando su capacidad para hacer copias o compartir con otros.

Las empresas pretenden limitar el acceso a una parte muy significativa de la información circulante exclusivamente a quienes paguen por su utilización. La lógica de una defensa tan intensa de la propiedad intelectual, y que limita tanto al usuario tienen sentido dentro del sistema tecnoeconómico del que hemos hablado, y es otra forma en que se manifiesta la brecha digital.  Unos son los que producen contenidos y otros los receptores pasivos, que solo pueden adquirir productos mediante el consumo y el que no puede consumir debe aceptar su exclusión. Esto quiere decir que las posibilidades de transmitir y compartir información lleva implícita la finalidad económica del consumo.

Los usuarios de información han ido superando las restricciones al uso que les impone el mercado. Han surgido mecanismos de distribución gratuita de música, películas, software, y cualquier cosa que se pueda digitalizar, por internet. Usuarios y programadores han desarrollado sistemas Peer to Peer (Par a par) como Emule o Torrent, que permite intercambiar diversos tipos de archivos de forma gratuita. En cierta medida, la digitalización de archivos y el desbloqueo de software con restricciones se han convertido en verdaderos procesos de desobediencia civil, aunque orientados ahora, no a las restricciones del Estado, sino de la industria privada.

La metáfora inventada por la empresa privada que intenta defender sus derechos sobre la propiedad intelectual y evitar estos intercambios es la de “pirateo”; se compara a las personas que descargan música o que regalan una copia de la música que tienen, con piratas que asesinaban personas y asaltaban embarcaciones algunos siglos atrás. Por supuesto, también hay grupos que buscan beneficiarse económicamente de la venta de archivos digitales, lo que sí podría calificarse como un delito, sin embargo entre compartir y vender hay grandes diferencias,sobretodo si detrás de esto hay valores diferentes que los que proueve el sistema tecnoeconómico respecto a lo que hay que hacer con la información.

3.3.3 Cultura Libre

¿Cómo debe entonces asumir la propiedad intelectual la SC? Utilizar leyes y mecanismos de software que limiten al ciudadano parece en realidad bastante contradictorio y antidemocrático. El modelo de derechos de autor propuesto por Lawrence Lessing denominado creative commons (ver bibliografía) o el modelo propuesto por el software libre denominado copyleft (por oposición al copyrigth, ver bibliografía), pueden ser interesantes de aplicar en la SC, ya que respetan la propiedad intelectual del creador, le permiten si así lo desea obtener beneficios económicos, y al mismo tiempo, respeta la libertad del usuario para hacer lo que desee con la información que ha obtenido. No son las NTIC las que reducen por sí mismas la brecha digital, sino que dependen fundamentalmente de lo que se pueda hacer con ellas, y eso quiere decir, qué se puede hacer con la información disponible.

La sociedad civil tiene el desafío de plantearse frente a los derechos de los usuarios de NTIC y a la circulación libre de productos culturales, componente indispensable para pensar en la reducción efectiva de la brecha digital, y a plantearse también respecto a las restricciones que las grandes empresas de software y la industria digital establecen sobre los ciudadanos, ya no exclusivamente usuarios o clientes.

Un ejemplo al respecto, y siguiendo la tipología propuesta por el PNUD, es la aparición de una ciber organización global que se opone a que los productos Microsoft sean el estándar ISO para archivos digitales, lo que ha sido rechazado en primera instancia por la ISO (ver bibliografía), y esto, debido a que ya existe un estándar libre para hacer circular documentos y que ha sido adoptado por gobiernos como el Francés, el Japonés o el Ruso, eso quiere decir, que si por ejemplo, se le pide documentación oficial al gobierno japonés, este la entregará en formato Open Document Format (odf,), no en el usual “doc” de Microsoft, y cualquier persona puede descargar, para cualquier sistema operativo, un software gratuito que puede leer ese documento (ver bibliografía).

¿Debería la SC sumarse a estos esfuerzos por facilitar el acceso a la información, adoptando estándares abiertos que no obliguen a los usuarios a utilizar exclusivamente ciertos programas? Y si hacemos esta exigencia a la SC, ¿podemos exigirle lo mismo al Estado?

3.4. Los Estados y la neutralidad tecnológica

3.4.1. El reencantamiento

Como se ha señalado ya, a partir del trabajo de Orrego y Araya, en un plano de acción sociopolítico, las NTIC cumplen una función de “reencantamiento” de los ciudadanos mediando entre ellos y el Estado para mejorar el acceso a servicios, disminuyendo la desigualdad, permitiendo el acceso a información y facilitando la transparencia de la toma de decisiones, y la posibilidad de generar mecanismos de interacción cada vez más directos entre Estado y ciudadanos.

3.4.2 El Estado navegando la globalización y la ciudadanía en la orilla

Sin embargo, el rol del Estado también ha sido profundamente afectado por el desarrollo del sistema tecnoeconómico globalizado. Como explica Castells, los estados deben aprender a “navegar” la globalización, lo que transforma en prioritaria su acción política para generar las condiciones de conexión de sus economías nacionales con la economía global, lo que a su vez produce la postergación de diversas áreas de acción que, dentro de los límites nacionales, puedan aparecer como más prioritarias para los ciudadanos:

“Cuando el Estado tiene que atender, prioritariamente, a la dinámica de flujos globales su acción hacia la sociedad civil se torna secundaria y por consiguiente el principio de ciudadanía emite un significado débil hacia los ciudadanos (…) la gente se hace consciente del déficit democrático que existe tras el andamiaje institucional e ideológico del sistema político. Y aunque no se suele poner en cuestión la democracia (…), surge una oposición explícita a la globalización y a su agente, el Estado exnacional, ahora agente racionalizador de la globalización…” (CASTELLS, 2005).

Desde esta perspectiva, el Estado ha visto alterado su objetivo fundamentalmente nacional, ha perdido soberanía y a entrado a depender de su habilidad para enfrentar los ciclos, y las exigencias cada vez más demandantes del mercado. Su finalidad democratizadora y generadora de identidad nacional, ha sido remplazada por una función de mediación para integrarse a los mercados globales. El estado ha tenido que ir desarrollando una creciente preocupación por la tecnología, ya que esta le permite establecer relaciones con redes globales, y ha debido promover el desarrollo de determinadas tecnologías que tengan utilidad para la productividad nacional en estos nuevos contextos globales(como lo demuestran para el caso chileno los destinos del royalty a las empresas mineras). La consecuencia: la utilización de tecnologías para la relación con la ciudadanía desde esta lógica es marginal.

3.4.3 Un ejemplo: acuerdos gobierno y transnacionales

Un ejemplo de esta tensión entre las funciones que la SC espera del Estado, y las acciones de éste orientadas a navegar la globalización, es lo sucedido en torno al acuerdo entre el Ministerio de Economía y Microsoft(Gobierno de Chile, Microsoft, 2007). El acuerdo tiene implicancias económicas y también políticas, ya que una parte importante de las relaciones entre Estado y ciudadanos serán mediadas por tecnologías de la mencionada empresa. Se describen algunas características a continuación:

Capacitación en NTIC para jóvenes cesantes entre 18 y 35 años, se otorgarán 15 mil becas por un monto de US$ 1 millon.
Se destinarán US$ 5 millones para programas de apoyo a la pequeña y mediana empresa.
Microsoft realizará estudios en áreas de innovación tecnológica relevantes para el desarrollo productivo del país.
Se desarrollarán programas para construir internet más segura y de seguridad informática.
Se desarrollarán programas en el ámbito educativo, facilitando acceso a hardware y software(como hemos dicho brecha digital de primer tipo) a jóvenes que posean la Tarjeta Nacional Estudiantil entregada por el INJUV, así como también programas para extender la vida útil de computadores en colegios, y capacitar en tecnologías a 300 mil profesores, por un monto de US$ 5 millones.
Respecto a la relación con la participación ciudadanía se implementarán dos programas. El más polémico de ellos es la creación de una cuenta de correo para cada ciudadano a través de plataformas administradas por Microsoft tales como Messenger, Spaces o Windows Mobile para celulares, y el Ministerio de Economía se compromete a implementar la infraestructura computacional para esto, que como se puede suponer deberá tener software de Microsoft. Se implementará además el programa de Portales Municipales, diseñado por Microsoft y que podrá ser personalizado por los municipios previa contratación de asesorías; además, se realizará una oferta de software para la gestión municipal.

Como se ha venido señalando, el mercado fuerza que la utilización de la tecnología sea en su beneficio, y eso puede percibirse tras este acuerdo. Usuarios cautivos a una tecnología, inversiones productivas y control de la información. Podemos interpretar en este acuerdo el efecto descrito por Castells respecto a la necesidad de los Estados de navegar en los contextos globales. El acuerdo es entre el Gobierno y una empresa transnacional, y aunque involucra claramente a la ciudadanía, esta no se enteró del acuerdo hasta después de firmado.

El Ministerio de Economía recientemente implementó un espacio de discusión con la ciudadanía para la construcción de una Agenda Digital para el país, sin embargo, esto fue realizado en un servidor gratuito de internet (ver bibliografía), dando cuenta de un contraste evidente: con las empresas transnacionales la inversión es millonaria, y volviendo a citar el texto de Castells se “…emite un significado débil hacia los ciudadanos…”

6. Reflexiones Finales a modo de Conclusión

Para terminar ofrecemos una síntesis de los principales aspectos tratados y una invitación a la reflexión y la discusión:

La presencia de las nuevas tecnologías de información y comunicación se ha extendido a todos los ámbitos de la vida social. Esto trae consigo una alteración profunda de todos los ámbitos de acción humanos y el peligro de que ese cambio, en vez de estar orientado por los deseos y necesidades humanas, sea conducido por los requisitos y exigencias del mercado.

A pesar de este peligro, diversos autores y también diversos actores sociales reconocen un gran potencial en las nuevas tecnologías, especialmente en el ámbito de la democracia y de la participación ciudadana. Bien utilizadas las NTIC permiten lograr al menos potencialmente, un reencantamiento con la actividad política.

Al hablar de NTIC es imposible negar la relevancia de la brecha digital, este es uno de los problemas principales a los que se enfrenta toda sociedad y todo individuo que pretenda conseguir ciertos niveles de desarrollo entendido en un sentido amplio. A pesar de que más de un 80% de la población mundial aun no posee ningún tipo de acceso a internet u otras nuevas tecnologías, en este momento se toman decisiones políticas y económicas sobre las NTIC que afectan o afectarán a todos. Si no se pone atención sobre lo que está sucediendo en el presente con el desarrollo de internet, del hardware y del software, la forma en que se está legislando al respecto, las decisiones comerciales de las empresas, otros decidirán por nosotros lo que haremos en el futuro con la tecnología.

Las capacidades desarrolladas por la Sociedad Civil para una utilización de la tecnología persiguiendo fines democráticos y participativos, es hasta el momento muy limitada. Es necesario diversificar el uso que se hace de la tecnología, desarrollar aplicaciones y softwares creados por usuarios, ampliar la capacidad de almacenar, compartir e interactuar en torno a información. Es necesario plantear una discusión en torno a los derechos digitales y desarrollar prácticas colaborativas en que quienes tengan más habilidades y recursos puedan enseñar y compartir con quienes no lo tienen, difundiendo la necesidad de superar la brecha digital de segundo tipo y contribuir a la comprensión de la lógica de la tecnología.

Es necesario también hacer evidente los temores que la misma tecnología produce entre usuarios principiantes, sobretodo en vinculación con la brecha digital generacional, ya que las actividades humanas dejan de ser lo que eran y son transformadas desde dentro por la tecnología, esto afecta las formas de acción de muchos que no han conseguido adaptarse a estos procesos de cambio.

Es necesario promover un debate sobre las políticas públicas desarrolladas por el gobierno chileno en el ámbito de las NTICs y su impacto ciudadano, para la SC y más específicamente para la libertad de expresión y los derechos digitales en general.

Finalmente, es necesario promover una discusión sobre los usos y abusos posibles de las tecnologías de información y comunicación. La Sociedad Civil debe promover un uso ético, responsable y ciudadano de las NTIC, criticando con fuerza cuando individuos, organizaciones, empresas y gobiernos promuevan que las tecnologías sean utilizadas con fines egoístas, antidemocráticos o exclusivamente enmarcados en lo que hemos denominado sistema tecno económico global.

5. Bibliografía

5.1. Textos consultados:

BRUNNER, José. Chile: Informe de CapacidadTecnológica. PNUD Chile, Santiago, 2001.
CASTELLS, Manuel. La era de la información. Vol. 1. La sociedad red. Alianza,Madrid,1999.
CASTELLS, Manuel. La era de la información. Vol. 2. El poder de la Identidad. Alianza,Madrid,1999.
CASTELLS, Manuel. La era de la información. Vol. 3. Fin de Milenio. Alianza,Madrid,1997.
CASTELLS, Manuel, HIMANEN, Pekka. La sociedad de la información y el Estado de Bienestar. El modelo finlandés. Alianza, Madrid,2002.
CASTELLS, Manuel. Globalización, desarrollo y democracia: Chile en el contexto mundial. Fondo de Cultura Económica, Santiago,2005.
ETXEBERRÍA, 2007. La diversidad cultural y la tecnología, Mim.
GANTZ, John. The Expanding Digital Universe, IDC, 2007, disponible en la siguiente dirección: http://www.emc.com/about/destination/digital_universe/pdf/Expanding_Digital_Universe_IDC_WhitePaper_022507.pdf
GONZALEZ, Graciano (coor.). Derechos Humanos. La condición humana en la sociedad posmoderna. Ediciones Tecnos, Madrid, 1999.
HIMANEN, Pekka. La ética del hacker y el espíritu de la era de la información. Ediciones Destino, Madrid, 2002.
LESSING, Lawrence. Cultura Libre. Lom Ediciones, Santiago,2005. También disponible para descarga gratuita en el siguiente link: http://www.derechosdigitales.org/culturalibre/cultura_libre.pdf
ORREGO, Claudio, ARAYA, Rodrigo. Internet en Chile: oportunidad para la participación ciudadana. PNUD Chile, Santiago, 2002.
PNUD. Desarrollo humano en Chile 2006. Las nuevas tecnologías: ¿un salto al futuro?, PNUD Chile, Santiago, 2006.
PRESSACCO, Carlos (ed.). Totalitarismo, banalidad y despolitización. La actualidad de Hannah Arendt. Ediciones Lom, Santiago, 2006.
RYKERT, Liz. Nuevas herramientas – los mismos valores: tecnología de la información y comunicación como apoyo de la sociedad civil. En La Sociedad Civil en el milenio, Civicus, Fundación FES y FRB, s.d.,1999

5.2. Sitios Internet Consultados:

Derechos Digitales, sobre creative commons: http://www.derechosdigitales.cl/
Sobre Tecnologías DRM:    http://www.eff.org/IP/DRM
Página de la ISO:        http://www.iso.org/
Foro Social de Alternativas:    http://www.forumdesalternatives.org/
Sobre copyleft:        http://www.manualcopyleft.net/
Sobre ODF:            http://www.oasis-open.org/home/index.php
Página Portal Ciudadano:    http://www.portalciudadano.cl/
Diario de la Sociedad Civil:    http://www.sociedadcivil.cl/
Estrategia digital de Chile:    http://estrategia-digital-chile.blogspot.com/


9 Responses to “LA SOCIEDAD CIVIL Y LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS DE INFORMACIÓN Y COMUNICACIÓN”


  1. 1 Elvira
    febrero 6, 2012 en 10:53 am

    Excelente ponencia. Me gustaría incluirla como lectura en un curso y quería preguntarle cómo debo citarla (autor, fecha, etc.) y si se puede acceder a ella de otra forma por internet: si la tiene colgada en PDF y html en algún espacio web. Muchas gracias, saludos

    • febrero 6, 2012 en 1:18 pm

      Hola, fue publicado como capítulo de libro, puede citarse así:
      BINIMELIS, H., La sociedad civil y las nuevas tecnologías de información y comunicación, en Carlos Livacic y otros. Gestión y Organizaciones: una mirada innovadora, Edición propia, Santiago, pp. 173-205, 2008.
      Si me das correo te envío la versión pdf. Saludos

      • 3 Genny Viedma
        abril 29, 2012 en 10:48 pm

        hola! también quería ver la posibilidad de obtener la información en formato pdf, para usar como biografía de un trabajo de investigación para la universidad.

        espero respuesta. Saludos

      • 4 josefina ibáñez Pantoja
        mayo 18, 2013 en 6:33 pm

        Muy interesante, ojalá me puedas rmeitir su versión completa en pdf para completar la lectura e insertarlo en las lecturas de mi curso, gracias mi correo josefina.ip@gmail.com
        desde Perú -UNT

  2. 5 Genny Viedma
    abril 29, 2012 en 10:49 pm

    *bibliografía, perdón

  3. mayo 11, 2012 en 10:12 am

    Hola, antes que nada felicidades, me he encontrado con vuestro artículo buscando información para un trabajo de universidad, gracias, ¡
    me ha parecido fenómeno!

  4. agosto 29, 2012 en 4:54 am

    Muy buena aportación! Felicidades! la utilizare de referencia para un trabajo de la universidad


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.